miércoles, 28 de enero de 2015

NOTICIA: Sucesos

Cinco agentes de la Policía Científica acusados por alterar pruebas


Creen que actuaron bajo presión estadística para aumentar el número de casos resueltos

Cinco agentes de la comisaría del distrito de Carabanchel (Madrid), adscritos a la unidad de Policía Científica han sido detenidos acusados de falsificar pruebas en casos irresolutos. La artimaña que utilizaban los policías para cerrar estos casos era “transplantar” huellas dactilares en domicilios o locales donde se había perpetrado un robo. De este modo, los agentes podían cerrar así los casos mejorando notoriamente los resultados estadísticos. 

Los agentes utilizaban huellas de delincuentes, viejos conocidos de la policía e incluso huellas de presos que habían cometido hechos similares. Según información extraída de El Pais digital, lo que puso en alerta a la Brigada Provincial de la Policía Científica fue la perfección de las huellas recogidas en algunos objetos, cuando lo habitual es que esas impresiones dactilares encontradas sean imperfectas o parciales. 

Estas sospechas estaban siendo investigadas desde tiempo atrás y conllevaron la sustitución, en diciembre, de la máxima responsable de esta comisaría de Carabanchel, Gloria Martínez, por una probable implicación en el transplante de huellas dactilares para mejorar estadísticas. Según fuentes de la investigación se piensa que tenía un número de agentes a su cargo encargados de cometer la falsificación. 

Este hecho, ha provocado un gran malestar dentro del cuerpo de la Policía Científica dado el alto prestigio que posee esta unidad en otros países. La investigación de este asunto, llevada a cabo por la Brigada Provincial de la Policía Judicial, se centra ahora en determinar el número de casos en los que habrían participado los detenidos, y desde hace cuánto tiempo podían estarse cometiendo.