martes, 27 de enero de 2015

Bollywood


Históricamente la India es un país con una riqueza cultural muy extensa que comprende danzas, música, arquitectura y gastronomía que han ido evolucionando culturalmente a raíz de las invasiones islámicas originadas en el siglo X. Este bagaje cultural también engloba diversas creencias religiosas originadas en el propio país como el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo, religiones con un alto número de practicantes que sin duda han repercutido enormemente en la cultura de la India. 

Si nos adentramos en el siglo XX, la India se ha convertido en un país con un exuberante número de artes visuales procedentes de distintos campos como la pintura, la escultura o la arquitectura, siempre arraigadas a la relevante indumentaria que porta la figura femenina en gran medida. Sin embargo, desde comienzos de siglo XX hasta la actualidad la cultura de la India atesora su máximo exponente en el arte audiovisual que nació en 1895 a través de los hermanos Lumière. 


El 3 de mayo de 1913 es una fecha a recordar en el calendario hindú, ese día se estrenaba en Mumbai la obra Raja Harishchandra, película de cine mudo dirigida por Dhundiraj G. Phalke, que es una especie de homólogo a Georges Méliès, ya que se le cataloga como el padre del cine indio. Este filme, tiene la peculiaridad de ser la primera producción cinematográfica de la India y a lo largo de sus 40 minutos de metraje nos cuenta la leyenda de un rey descrita en uno de los libros sagrados del hinduismo. 

Tras el éxito nacional que acaparó Raja Harishchandra el cine de la India fue in crescendo, y en 1930 en Mumbai, ciudad conocida internacionalmente como Bombay, se producían alrededor de 200 películas anuales. Las décadas de los 50 y los 60 son calificadas como la «época dorada del cine hindú», su repercusión fue tal que en 1970 la industria cinematográfica de la India se convirtió en la mayor productora de películas a nivel mundial, superando a Hollywood, la piedra angular del séptimo arte. 

Bollywood 

El hecho de convertirse en el mayor productor de películas, llevó al historiador de cine Amit Khanna a catalogar el cine indio bajo la denominación de Bollywood, término que proviene del juego de palabras Bombay y Hollywood. A pesar de que a muchos puristas no les satisfacía este nombre por considerarlo una parodia de Hollywood, el término aparece recogido en el Oxford English Dictionary. Motivo que resulta más que notorio para considerar la palabra Bollywood como el apelativo legítimo para referirse a esta industria, ya que el inglés es junto al hindi el idioma oficial de la India. 

Actualmente, el mercado hindú produce aproximadamente 1200 películas anuales cuyo target es principalmente el más de un millón de habitantes que posee la India. El secreto de Bollywood para vender sus obras a su propio país de manera exitosa se encuentra en las propias características de su cine. El cual está dividido en tres grandes géneros, comedia romántica, acción y drama. A lo largo de los años, estos filmes han ido puliendo una serie de detalles que hacen que sea extremadamente sencillo distinguir una película hindú de cualquier otra producción elaborada en cualquier otro país. 

Musicales 

La característica más representativa de Bollywood reside en sus escenas musicales. Compuestas de cantos y danzas típicas del país y formada por grandes grupos de baile liderados por una pareja que acostumbra a ser la protagonista. En la actualidad, los musicales que aparecen en cualquier película de cierto renombre tienen un componente comercial muy elevado, ya que al contrario que en el cine occidental, las bandas sonoras son compuestas por artistas asiáticos famosos. 

La peculiaridad de estas bandas sonoras en forma de álbumes o hits es que llegan al mercado mucho antes del estreno de la película, lo que facilita la promoción y por consiguiente el interés de los hindúes por asistir al estreno. Además, los diálogos y la música de estas escenas se incorporan en la postproducción del filme, una vez que ha sido grabada. De este modo, se facilita la traducción a diferentes lenguas. 

Celebridades 

Un elemento que no cambia entre el cine de Bollywood y Hollywood son las celebridades. Si Leonardo DiCaprio y Kate Winslet pueden ser considerados como la pareja más famosa del cine gracias a Titanic, o tal vez el noviazgo que surgió entre Brad Pitt y Angelina Jolie tras el rodaje de Mr. & Mrs. Smith. En Bollywood, no cabe duda de que la pareja de actores más famosa la forman Shahrukh Khan y Kajol, la química que desprenden ambas celebridades cuando comparten momentos en la gran pantalla ha desembocado en una serie de éxitos cinematográficos que ya forman parte de la historia de Bollywood, Baazigar, Kuch Kuch Hota Hai o Mi nombre es Khan son una serie de filmes protagonizados por la pareja. Por ejemplo, Dilwale Dulhania Le Jayenge (1995), aun se continúa exhibiendo en algunos cines de Bombay, pese a que han pasado diecinueve años desde su estreno. En esta obra de visión obligatoria, un emigrante indio (Khan) asentado en Reino Unido querrá casarse con una mujer (Kajol) ajena a su cultura y para ello deberá hacer todos los esfuerzos por convencer a su familia. 

Shahrukh Khan y Kajol | Dilwale Dulhania Le Jayenge

La influencia de Bollywood 

A pesar de que Bollywood es un tipo de industria comercializada a nivel nacional en su mayoría, dado el reducido número de películas que llegan a Europa o a Estados Unidos, y siempre a cines de media o baja difusión debido al poco interés que despiertan en su público. Grandes directores del celuloide como Danny Boyle o Baz Luhrmann se han inspirado en Bollywood para cosechar grandes éxitos que han relanzado su carrera. 

El caso de Danny Boyle es sin duda el más peculiar, el director británico que en 1996 rodó la obra maestra Trainspotting, llevaba más de 10 años sin rodar un film de cierta reputación. No fue hasta 2008 cuando rodó Slumdog Millionaire, la película comercializada en Reino Unido pero desarrollada de manera íntegra en la India ganó 8 premios de la Academia incluidos mejor película y director. Este filme tiene tintes de Bollywood predominantes, ya que incluye musicales a lo largo metraje provenientes del cine hindú, y los actores y escenarios que aparecen en esta obra son hindúes. Además, está basada en una estupenda novela del escritor y diplomático indio Wikas Swarup. 

 Por otra parte, Baz Luhrmann ha reconocido públicamente la influencia de Bollywood durante el rodaje de Moulin Rouge (2001). Un musical de enorme valor para un tipo de género en horas bajas en Occidente. El director australiano ha asegurado que se inspiró directamente de los musicales de Bollywood. La película incorpora un indio - play con temas basados en el antiguo teatro sánscrito The Little arcilla de compra y una secuencia de baile de Bollywood - estilo con una canción de la película China Gate.